Inicio Separador breadcrumb Foros Separador breadcrumb Foros Separador breadcrumb Cáncer ginecológico Separador breadcrumb Cáncer de cervix Separador breadcrumb Prevención y diagnóstico precoz del cáncer de cérvix

Prevención y diagnóstico precoz del cáncer de cérvix

20 de September de 2011, a las 13:40:52
#1
Avatar del usuario pioa
pioa

Mensajes: 427

Perfil de pioa

La prevención del cáncer de cérvix es posible mediante la detección precoz de alteraciones celulares en la citología o test de Papanicolau y, recientemente, con la administración de la vacuna.

La vacunación protege de una infección futura por los tipos de VPH de alto riesgo. Es decir previene la infección por los tipos de HPV dominantes y responsables de un 70 por ciento de los casos de cáncer cervical, pero no previene la infección por otros tipos del VPH que también pueden causar dicho cáncer. No es una vacuna contra el cáncer en sí misma.

La vacuna no protege si las mujeres ya han sido infectadas, lo que explica la conveniencia de la inmunización antes de la exposición al virus (antes del inicio de las relaciones sexuales) Se administra mediante tres inyecciones intramusculares en un periodo de seis meses. La necesidad de revacunación dependerá de los resultados que ofrezcan los estudios actualmente en curso.

La vacuna por tanto es útil para prevenir la infección persistente del virus, NO es un tratamiento para eliminar la infección una vez que está establecida.

La vacunación no debe sustituir a las citologías o test de Papanicolau u otras revisiones ginecológicas, máxime si tenemos en cuenta que la vacunación no protege contra el 100% de los virus del papiloma humano ni contra otras infecciones de trasmisión sexual.

La citología permite detectar el crecimiento anormal de las células del cuello uterino independientemente del tipo de HPV que provocó la infección y según el resultado obtenido se continúa con las citologías de forma periódica según protocolo establecido, o bien se hace un seguimiento más estricto de la mujer en consulta, o bien se realiza el tratamiento adecuado si se detecta lesión y se confirma mediante otras pruebas diagnósticas. A menudo, el tejido precanceroso puede extirparse o destruirse sin dañar el tejido sano de alrededor.

El “screening” o cribado mediante citología (Papanicolau) continúa siendo el mejor método de prevención contra el cáncer de cuello uterino para las mujeres.

Dado que el cáncer de cuello uterino normalmente se desarrolla lentamente, cuando éste aparece, suele hacerlo unos 10 a 15 años después de la infección por VPH inicial y sólo si la infección persiste durante este periodo de tiempo.

Diagnostico precoz

El cáncer de cuello de útero se puede diagnosticar en la fase inicial, antes incluso de que la mujer se note algún signo o síntoma, lo que explica su buen pronóstico.

En la etapa inicial, los cambios que experimentan las células del cuello de útero son simplemente alteraciones de la normalidad. Algunas de estas alteraciones (fase precancerosa) son el primer paso de una serie de cambios progresivos que en ocasiones pueden terminar en cáncer. Afortunadamente, la mayoría de veces estas células anormales desaparecen sin tratamiento, pero en algunos casos comienzan a transformarse en malignas. Esta fase inicial de la enfermedad se denomina displasia (crecimiento anormal de las células).

El diagnóstico precoz logra detectar las lesiones precancerosas y tratarlas antes de que estas lesiones progresen hacia la malignidad.

El test de Papanicolau o citología cérvicovaginal sigue siendo la prueba más adecuada y empleada para el diagnóstico de lesiones precancerosas de cáncer de cuello uterino, frente a otras pruebas disponibles en la actualidad.

El tratamiento de las lesiones premalignas dependerá fundamentalmente de la persistencia de las mismas en sucesivos pruebas y del grado celular (bajo o alto) de la lesión así como de la información suministrada por otras pruebas como la colposcopia. La cosposcopia permite un examen más exhaustivo del cuello uterino y es útil para definir las características de la lesión y su extensión, y como consecuencia, valorar si se precisa tratamiento o únicamente vigilancia. Si durante la colposcopia, se observa una anomalía en el cuello del útero, puede tomarse una pequeña muestra de tejido (biopsia). Los resultados de la biopsia ayudarán a mejorar la precisión del diagnóstico.

El tratamiento de las lesiones precancerosas es”conservador” y su objetivo es eliminar únicamente la zona donde está situada la lesión respetando todos los tejidos de alrededor.

La clasificación de las lesiones premalignas es compleja, y será su médico quien le informe detenidamente del tipo de lesión y alternativas terapéuticas.
Para el tratamiento de estas lesiones se puede emplear cirugía, láser o criocoagulación (destrucción del tejido por frío).y al ser eliminadas se previene el posible desarrollo de cáncer. Estos tratamientos son altamente eficaces y la gran mayoría de mujeres tratadas no tendrán ningún problema posterior. En general estos tratamientos no afectan la fertilidad de la mujer.

La elección de un tratamiento u otro, una vez informada la mujer, dependerá del tipo de lesión.

Tipos de tratamiento de lesiones precancerosas:

1.-Conización:
Es el tratamiento más común de los que se utilizan en la actualidad. Consiste en eliminar las células que presentan alteraciones mediante una escisión de tejido del cuello uterino en forma de cono. Puede hacerse utilizando una asa diatérmica (cauterizador) o un bisturí frío, Puede hacerse ambulatoriamente, dura sólo unos minutos y se realiza con anestesia local.

2.-LLETZ:
Es un procedimiento electroquímico mediante el uso de asas diatérmicas. El material obtenido es menor que con la conización.

3.-Criocirugía:
Se usa una pequeña sonda fría que permite eliminar las células con anomalías mediante la congelación. Este procedimiento también puede hacerse ambulatoriamente y prácticamente no causa molestias.

4.-Evaporación por láser:
En este método se usa un láser que concentra un haz de rayos de alta energía para calentar y vaporizar los tejidos con alteraciones. Se efectúa con anestesia local.

Cuidados tras el tratamiento

Después del tratamiento, la mujer puede tener pequeñas hemorragias o pérdidas que durarán entre 3-4 semanas.
Estos tratamientos son normalmente satisfactorios y la mayoría de las mujeres no presentarán ningún problema adicional. Sin embargo, un pequeño número continuará teniendo resultados citológicos alterados o con anomalías, necesitando un tratamiento posterior. Es importante que la mujer siga las revisiones ginecológicas regulares que le sean indicadas.




Editado por pioa el 20 de September de 2011, a las 14:04:01. Motivo:
 
WCAG 2.0 nivel AAA
XHTML 1.0
CSS 2.1
Foro de Onconocimiento
by Complejo Hospitalario Universitario de Granada