Inicio Separador breadcrumb Foros Separador breadcrumb Foros Separador breadcrumb Cáncer de Colon y Recto Separador breadcrumb Tratamiento médico del cáncer de colon y recto

Tratamiento médico del cáncer de colon y recto

30 de April de 2010, a las 13:26:10
#1
Avatar del usuario pioa
pioa

Mensajes: 427

Perfil de pioa

Tras la extirpación total del cáncer de colon mediante la cirugía y valorar el grado de extensión del tumor y características del mismo, y asegurase de la presencia o no de metástasis, se decide el tratamiento médico a seguir. Si no hay metástasis el tratamiento a seguir es preventivo o adyuvante, y en el caso de que las hubiera, es decir en caso de diseminación del tumor, el tratamiento médico se denomina paliativo. Este último tratamiento si bien no persigue la curación definitiva de la enfermedad, sí que consigue controlar la enfermedad, mejorar el pronóstico y mejorar la calidad de vida del paciente.

En ocasiones es suficiente la cirugía para la erradicación del tumor sin necesidad de ningún otro tratamiento complementario.

Hay varias modalidades de tratamiento para el cáncer de colon y recto:

Radioterapia: es un tratamiento local, o sea, que se aplica a un área determinada del cuerpo, y consiste en el uso de radiaciones para eliminar las células neoplásicas que pudieran quedar tras la cirugía. Si estas radiaciones provienen de una máquina especial llamado acelerador lineal y se dirigen a la zona del cuerpo que se desea radiar se denomina radioterapia externa, y si proceden de materiales radiactivos que se depositan en el interior del organismo, en la zona tumoral, se le denominabraquiterapia o radioterapia intersticial.

En el caso particular del cáncer de recto, se ha visto que la radioterapia, (a veces junto a la quimioterapia), puede aplicarse antes de la operación quirúrgica con el objetivo de disminuir el tamaño del tumor y facilitar la técnica quirúrgica. Esto uso de la quimioterapia o de la radioterapia previos a la cirugía se denomina tratamiento “neoadyuvante”.

Quimioterapia: es un tratamiento farmacológico que actúa en todo el organismo, por tanto se trata de un tratamiento sistémico. Para la Quimioterapia se utilizan unos fármacos especiales, cuyo tipo y número de fármacos dependen del tipo, extensión y pronóstico de cada cáncer y de las características individuales de cada paciente. Suelen administrarse por vía venosa, aunque hay algunos fármacos que se administran por vía oral. Los más usados en el cáncer colorrectal son las fluoropirimidinas (5-Fluorouracilo, Capecitabina, UFT y Utefos), el oxaliplatino, el irinotecan.

Puede usarse antes de la cirugía, tras la cirugía y como tratamiento paliativo, donde se ha demostrado eficaz para aumentar la supervivencia, controlar el dolor y aliviar otros síntomas. Puede usarse también en combinación con otro grupo de fármacos llamados anticuerpos monoclonales.

Terapia dirigida (o biológica): con este nombre se hace alusión a un grupo especial de medicamentos para el cáncer cuya acción es dañar a las células cancerosas bloqueando o activando unos procesos metabólicos determinados. También sus efectos secundarios son diferentes, generalmente menores que los de la quimioterapia. Los más utilizados son los denominados anticuerpos monoclonales.

No están indicados en todos los tumores de colon y recto, solo en aquellos cuyas células tumorales poseen unas sustancias especiales.

Los anticuerpos monoclonales son fármacos con actividad dirigida contra una diana celular, es decir, contra una parte de la célula o substancia específica que interviene en el proceso del cáncer. Los más usados son: cetuximab, panitumumab y bevacizumab.

En cuanto a los adenocarcinomas de colon (que son el tipo de tumor más frecuente en esta localización), el fármaco cetuximab ha demostrado tener eficacia en un número importante de casos y se ha incluido entre los tratamientos aprobados para el cáncer de colon metastásico o no resecable.

El cetuximab se administra por vía endovenosa y sus efectos secundarios se limitan, además de las posibles reacciones alérgicas que se pueden asociar a su administración, a lesiones cutáneas de tipo acné después de dosis repetidas.

Hay abiertas muchas líneas de investigación con estos y otros fármacos.


Técnicas y situaciones especiales


En caso de Metástasis hepáticas, es decir, cuando el cáncer ha invadido parte del hígado pueden utilizarse diversa técnicas con fines terapéuticos.

  • Quimioterapia

A veces cuando se realiza el diagnostico de un cáncer colorrectal extirpable ya hay una o varias metástasis en el hígado. Dependiendo de su número, localización y estado del paciente, se puede proceder a quitar el cáncer del intestino y posteriormente tratar con quimioterapia por vía venosa, para reducir el tamaño de las lesiones hepáticas, y posteriormente operar las lesiones del hígado. En este caso, la quimioterapia se usa de forma “neoadyuvante”, antes de la cirugía definitiva.

  • Quimioembolización

En otros casos, ocurre que no se pueden extirpar las metástasis porque habría que quitar casi todo el hígado, y eso es incompatible con la vida. Se puede intentar la inyección local de quimioterapia y el bloqueo de su irrigación sanguínea. En un quirófano y a través de una aguja que se introduce por la piel, y guiándose por visión con Rayos X, se inyecta quimioterapia en la propia lesión hepática y se bloquean los vasos arteriales que le aportan sangre. Con esto se pueden eliminar las metástasis o reducirlas de tamaño durante mucho tiempo.

Otras veces, con la quimioembolización se consigue que la parte dañada del hígado se atrofie y en cambio crezca la sana. Tras varios meses, se aprecia como la parte sana del hígado ha aumentado de tamaño. Entonces puede extirparse la zona hepática dañada con seguridad.

Si se consigue la extirpación total del cáncer, se pasa a realizar revisiones periódicas, cada 3 o 6 meses, en las que se hace seguimiento médico al paciente mediante exploración física, análisis, radiografías y alguna prueba más si se considera necesaria.

  • Ablación por radiofrecuencia

En caso de metástasis hepáticas pequeñas, éstas pueden destruirse mediante corrientes de alta frecuencia, que se administran a través de una aguja que atravesando la pared abdominal llega hasta el hígado, guiada por control radiológico.

Editado por pioa el 24 de July de 2015, a las 09:41:42. Motivo:
 
WCAG 2.0 nivel AAA
XHTML 1.0
CSS 2.1
Foro de Onconocimiento
by Complejo Hospitalario Universitario de Granada