Inicio Separador breadcrumb Foros Separador breadcrumb Foros Separador breadcrumb Cáncer ginecológico Separador breadcrumb Cáncer de ovario Separador breadcrumb Variedades y modo de diseminación

Variedades y modo de diseminación

9 de August de 2011, a las 08:53:15
#1
Avatar del usuario pioa
pioa

Mensajes: 427

Perfil de pioa

La clasificación de los tumores malignos de ovario se basa en los hallazgos de la exploración quirúrgica, por lo que el estudio intraoperatorio de la enfermedad es imprescindible para determinar posteriormente los tratamientos a realizar.

Existen diferentes tipos de cáncer de ovario que reciben el nombre de las células de las que proceden. Se clasifican en tres grandes grupos:


  • Carcinoma epitelial: representa el 85-90% de los canceres de ovario. Los tumores epiteliales se subdividen a su vez en distintos tipos siendo el más habitual el adenocarcinoma seroso. En el momento del diagnóstico suelen tener un tamaño medio de 15 cm, y en la mayoría de las ocasiones son bilaterales.
    No todos los tumores tienen el mismo grado de malignidad. Aquellos que presentan una baja malignidad se les denominan tumores borderline o límite y su característica principal es que no invaden la profundidad del ovario. Suelen presentarse en mujeres jóvenes y progresan lentamente. Su pronóstico es favorable en la mayoría de los casos.




  • Tumores de células germinales. Muy infrecuentes, derivan de las células germinales, que están implicadas en la reproducción. Aparecen en la segunda o tercera década de la vida. Son tumores muy sensibles a la quimioterapia, y su tratamiento quirúrgico es más conservador que en el caso de los tumores epiteliales.




  • Tumores del estroma. Aún más infrecuentes, estos tumores derivan de las células que se encargan de aportar los nutrientes y servir de soporte a las células germinales y epiteliales.



Los tumores de ovario pueden crecer de cuatro maneras:

Crecimiento local: el cáncer de ovario crece por invasión directa a las estructuras vecinas como las trompas de Falopio, útero, vejiga y recto. Este crecimiento por contigüidad se produce al romperse la cápsula del ovario.

Diseminación peritoneal: es la forma más frecuente de crecimiento del cáncer de ovario. Se produce al desprenderse las células del tumor y esparcirse a través de la cavidad abdominal colonizando el peritoneo (membrana que reviste la cavidad abdominal y envuelve las vísceras situadas en ella). A este tipo de diseminación también se le denomina siembra peritoneal.

Diseminación linfática: los ganglios que se afectan con más frecuencia son los situados en la pelvis y alrededor de la arteria aorta.

Diseminación hematógena: se realiza a través de los vasos sanguíneos, preferentemente hacia el hígado, hueso y pulmón. Este tipo de crecimiento no es frecuente en el cáncer de ovario y cuando lo hace es tardíamente.

Globalmente, el cáncer de ovario representa solo entre el 3 y el 5 % de los tumores en la mujer, siendo la segunda neoplasia del aparato genital femenino en frecuencia tras el cáncer de endometrio. Sin embargo es la principal causa de mortalidad por cáncer ginecológico. Esto es debido a que la mayoría de pacientes (70-80%) se diagnostican en una etapa avanzada de la enfermedad.

El diagnóstico tardío del cáncer de ovario se explica por dos razones fundamentales:


  • La ausencia de síntomas específicos al inicio, lo que motiva que la mayoría de pacientes cuando consultan y se les diagnostica, el tumor no se encuentra en fase inicial, sino en fase de enfermedad diseminada.




  • La ausencia de pruebas de detección precoz (screnning) que sean eficaces y estén validadas.



 
WCAG 2.0 nivel AAA
XHTML 1.0
CSS 2.1
Foro de Onconocimiento
by Complejo Hospitalario Universitario de Granada